• 24

    by  • November 24, 2017 • * Safe for Work *, Uncategorized • 0 Comments

    Veinticuatro años de vida.

    A lo largo de mis días tus recuerdos aparecen. Me asesinan lentamente. No hay salida, solo muerte. Es mentira.

    Me escondo en el dolor cuando delatan mis vacíos. Es más fácil ser peor, me he perdido a mí mismo. Sinsentidos infinitos, mis escritos no perdonan. Mi corona no es de rey, perdedor con su laureola.

    Igual olvido el tiempo y los días se confunden. El tiempo es infinito cuando mi mente se diluye en la locura que desfilo desde que era solo un niño. De joven ahora visto mi cordura cuando finjo. Ahora finjo.

    Pretendo sonreír cuando no hay nada más que hacer. Practico mis mentiras al derecho y al revés. Ya me puedo ir, pero disfruto estar aquí. Culpo a mi familia y a mi deber de existir.

    Este es solo un lapso, no pienso en el fracaso. Termino esta lectura al mismo tiempo que redacto mi locura. Estoy de paso y no pienses que he olvidado, se ofusca mi ternura porque hoy es veinticuatro.

    Leave a Reply