• Al fin

    by  • March 11, 2012 • * Safe for Work *, Letting Go • 0 Comments

    A
    Había estado evitando escribir nada sobre ti o que fuera para ti, porque no quería caer en lo mismo de siempre, estar llorando frente a una pantalla… sólo sufrir mientras te recuerdo y me recuerdo que te extraño y me haces falta hasta para respirar. No quería revivir una y otra vez todos esos recuerdos, que de todas maneras revivo a cada minuto de mi día. Ha pasado un año desde lo nuestro, desde que te conocí y te volviste el centro de mi vida. Y hasta hoy no había dicho en voz alta lo que realmente me tiene tan aferrada a ti. No fue sólo el amor, el amor como nunca lo había vivido, el amor como nunca lo había sentido… tan real tan puro… tan único tan nuestro… No fueron sólo las noches que pasamos juntos abrazados… los momentos en los que caminamos juntos, tú sosteniéndome fuerte al borde de romper mis costillas… pareciendo que nos aferrábamos al momento… como si quisiéramos sostener igual de fuerte el tiempo para que no tuviéramos que separarnos… sé que lo sentimos los dos, se que ambos lo vivimos, lo vivimos juntos y lo disfrutamos… y nos dolió la separación, pero desde el principio tuvimos fecha de vencimiento… te amé tanto, y te amo tanto todavía… y te podría perdonar cualquier cosa… porque contigo encontraba todo lo mejor de mí, porque me recordaste la persona que realmente soy y había olvidado, me recordaste qué quería ser, la persona que me gusta ser… y contigo era todo lo que quería ser, quería demostrarte y enseñarte quién era en realidad, contigo me esforzaba por ser mejor, por ser lo mejor para ti, por siempre hacer las cosas bien, cada vez que daba un paso me preguntaba si era lo que te gustaría, todo lo que pensaba lo pensaba en relación a ti… y se me ha vuelto un hábito… cada vez que tomo una decisión… cada vez que doy un consejo… vuelvo a pensar en ti… cada vez que me miran sólo pienso que no me miran realmente… que no saben todo lo que esta detrás de mi… que no saben que eres tú quien esta en mí a cada minuto… extraño hablar contigo… extraño tener alguien que me cuida y confía en mi… y que a pesar de mis errores sigue teniendo confianza en mi… alguien que crea en mí… alguien que me sostenga para no tropezarme… alguien que me mira me trata y hasta me toca como si fuera de cristal… pero al mismo tiempo con toda la fuerza… te extraño por todo lo real que éramos… porque nunca había tenido nada tan cierto… nada que me hiciera despertarme diario pensando que quería hacer las cosas bien… nadie que lograra sacar todo lo mejor de mí, de querer enmendar mis errores cometidos… y dejar de cometer otros…

    Ponerme el collar que me diste no lo veo como debilidad… ni negación… al fin es mi manera de aceptar que pasó… dejar de decirme que no me quisiste… sé que me quisiste y sé que de verdad fuimos… ponerme el collar es la manera de recordarme que alguien me quiso y me cuidó… y que todavía estaría junto a mí si las circunstancias no estuvieran todas en nuestra contra… recordarme que existe esa clase de amor… y esa persona por la que di todo… sigue ahí… y todavía puedo hacer todas las cosas buenas… ya no para él… sino porque él me lo enseñó…

    De cada error que he cometido desde que nos separamos me avergüenzo… más porque no puedo evitar pensar qué dirías si lo supieras… cómo me verías… que te defraudé… que no pude dejar de cometer esos errores sólo porque ya no estaba contigo… que el noventa por ciento de ellos los cometí pensando en ti… mi manera de desafiarte… de desafiar tu recuerdo… de querer que no signifiques tanto todavía para mi… no sabes ni podrías imaginarte nunca todo lo que cambiaste en mí… pero te amo todavía… es lo único que me queda por decir… te amo cómo no podré amar nunca más a nadie… mejor de lo que he amado nunca a nadie… y como puedo jurar que nadie te va a amar nunca… porque vivimos más que sólo noches… más que sólo besos… más que sólo risas y abrazos y llamadas y mensajes… compartimos ese momento en el que ambos quisimos cambiar por el otro… y lo vivimos tan honestamente el uno como el otro… pero seguimos siendo muy jóvenes… y los errores están en nuestra naturaleza… y los dos los cometimos… y no significó nunca que nos amaramos menos… o que nos arrepintiéramos menos… simplemente significó que somos humanos… y ninguno de los dos estaba aún listo para todo lo que habíamos construido estando juntos… Algún día espero estar lista… y debo admitir que gran parte de mi desearía que cuando llegue a estar lista puedas volver a ser tú… Pero la vida nos pone siempre nuevas cosas en el camino… Y sé que lo más probable es que nunca nos volvamos a encontrar tan a tiempo cómo hace un año. Hace un año… que nos encontramos donde menos lo imaginaríamos… en un lugar lejos de todos y todo, de nuestro pasado y del presente… de miradas y de prejuicios… tan lejos de cualquier cosa que importara… nos encontramos tan necesitados como no sabíamos que estábamos… y creo que fue una manera de la vida de ayudarnos a los dos… a encontrar algo que no conocíamos… a abrirnos los ojos y divisar un camino diferente… uno mejor… que no estábamos listos para tomar… porque no era ni el momento ni el lugar… precisamente porque estábamos tan lejos de todo… pero que al menos ahora sabemos que existe… y que lo queremos volver a hallar algún día… Me has cambiado… me has hecho ser y querer ser diferente… me has hecho creer de nuevo en algo que había perdido desde la primera vez que perdí al primer amor… Al creer en mí me hiciste ver que todavía podía yo creer en mí… sólo me falta terminar con ello… pero tengo esperanza gracias a ti…

    Te amo… y te amaré por siempre…

    Y siempre serás ese amor que querré revivir y darle otra oportunidad… pero probablemente por algo tenía que terminar… probablemente tenemos más lecciones por delante… lecciones que no podemos tomar juntos…

    CM

    Related Post

    Leave a Reply